football-3285088_1920

¿Qué tienen en común en este momento algunos clubes de fútbol de Argentina, Paraguay y Perú? Que en estos últimos dos meses salieron a la luz escandalosos hechos vinculados a la trata de personas, a los abusos y explotaciones sexuales.

En enero se abrió la polémica en Paraguay con el caso del club Rubio Ñu de la ciudad de Luque, caso que empezó teniendo pequeña repercusión en los medios locales y que terminó por atraer la atención de la prensa internacional.

Hace una semana, aparecieron las denuncias por parte de jugadores menores de edad del club Independiente.

El lunes fue denunciado un preparador físico del club Atlético Grau, de Perú, por extorsiones sexuales y por intentar violar a un jugador de 16 años.

abuso

– #MeTooRubioÑu

Lo que había empezado como un culebrón amoroso en el fútbol paraguayo terminó con un dirigente detenido.

Aparecieron unas fotos que mostraban en la cama a Antonio González –supuesto- presidente de este club de ligas menores con un jugador de fútbol, Bernardo Gabriel Caballero. Según González, estaba siendo víctima de una extorsión llevada a cabo por el joven y por su representante para lograr el pase a otro club.

El representante en cuestión resultó ser la verdadera pareja del jugador. Esto provocó la ira de Antonio González quien, al parecer, había hecho difundir las fotos para victimizarse y vengarse de la pareja.

Gracias a este enroscado plan de González, Caballero tomó el coraje para denunciarlo. Contó que era extorsionado por el dirigente y obligado a tener sexo. De eso dependía su permanencia en el club. Contó también que eran varios los jugadores que debían “acceder” a las peticiones de González a cambio de formar parte del equipo y denunció que algunos eran menores de edad.

Debido al material encontrado en los allanamientos y a que ya son cuatro las denuncias oficiales hechas contra él –y se esperan por lo menos seis más- González está imputado por trata de personas con fines de explotación sexual y por trata de personas con fines de explotación laboral.

 

— #MeTooIndependiente

Hace unos días, un chico de 14 años que vivía en la pensión de Independiente, en Villa Domínico, le confesó al psicólogo del club que él y otros jóvenes eran obligados a prostituirse. Muchos de estos chicos, que viven en la pensión, son del interior del país, por lo que suelen estar sin sus familias y amigos.

Un jugador de las inferiores, de 19 años, era el intermediario: los llevaba a un departamento en Palermo en el que eran obligados a mantener relaciones sexuales a cambio de dinero, botines, boxers, con hombres adultos.

Un árbitro, Martín Bustos, quien ya fue detenido, está implicado en el caso. Hasta ser detenido se desempeñaba como prosecretario del Ministerio Público de la Nación, alguien que conoce bien las consecuencias legales de estos actos más allá de lo graves que son en sí.

Dicen que serán probablemente sesenta los casos similares y hasta se habla de una red de trata grande más allá del club. Aunque esto fue descartado el lunes 26 de marzo.

Desde el club Independiente se mostraron solidarios con las víctimas y aseguraron que apoyarán la investigación hasta las últimas consecuencias.

 

– #MeTooAtleticoGrau

 

El lunes 26 de marzo fue denunciado Jorge Montero Lozada, preparador físico del club “Atlético Grau”, de Perú, por acoso e intento de violación a un jugador de 16 años.

Al parecer, cuando el jugador se negó a acceder a sus demandas, fue dado de baja de la lista de convocados.

Montero Lozada dice que es una campaña en su contra por dejar al joven afuera del equipo. Y que los chats que han presentado como prueba son falsos. Que crearon una cuenta de Facebook con su nombre y que robaron fotos de su verdadera cuenta.

Aparentemente, hay otro caso en su contra. Habrá que ver qué revelan las pruebas.

 

El fútbol, como muchos otros ámbitos, también ha sido tocado por la ola de denuncias a nivel mundial que se originó en Hollywood, cuando varios actores y varias actrices denunciaron públicamente los abusos a los que fueron sometidos. Finalmente, estos hechos salen a la luz. Y seguirán saliendo.

 

Líneas de atención a las víctimas de violencia sexual:

  • Línea de emergencia 137: las 24 horas, los 365 días del año, para casos de violencia familiar y sexual, atendida por Psicólogos y Trabajadores Sociales.
  • Línea 145 o al 5300-4014 o al 5300-4042 o por correo a oficinarescate@jus.gov.ar: para denunciar casos de violencia sexual o de trata de personas.
  • 0800-222-1717: para denunciar la explotación sexual de niños.

 

 

 

Dejá un comentario