page

Por Lorena Mangieri –

Hace unos días, en una nota de La Nación, Andrés Schömbaum, presidente de la Asociación Argentina de Golf (AAG), manifestó su preocupación por la baja cantidad de nuevos socios en los clubes. No sólo está sucediendo en Argentina, sino en todo el mundo.
Lo efímero
La tendencia pay and play (pagar y jugar en el momento), alternativa tentadora para los jóvenes y jugadores no matriculados que quieren acercarse a este deporte habitualmente entendido como “elitista”, ha remplazado la clásica búsqueda de la membresía a una entidad.
Los motivos son varios. Por un lado ha sufrido las consecuencias de este nuevo modo de vida: los jóvenes consideran que el golf requiere mucho tiempo en esta época en la que todo debe ser rápido.
Por otro lado, la situación económica también es obstáculo para el sentimiento de “pertenencia y compromiso”, que es lo que funda las bases de lo que significa ser socio de un club.
Según dicen estadísticas, sólo el 50 % de los jugadores son socios y matriculados. La mayoría de los clubes subsisten en parte gracias a quienes se acercan con curiosidad, pagan por jugar en el momento y por lo general no regresan, porque desean probar diferentes canchas.

¿Soluciones?
Si bien Argentina no se destaca especialmente por la tradición golfista, muchos jugadores argentinos están muy bien rankeados en el mundo. Merece la pena el esfuerzo por salvar este deporte.
Se están organizando torneos de nueve hoyos (mucho más rápido que los torneos habituales); se forman equipos en el momento y se llevan a cabo competencias entre pequeños clubes.
Por otro lado, se realizó una campaña para que se acerquen los niños y las mujeres. En otros países, suele haber equipos del secundario con jugadores de hasta catorce años… ¿Qué pasa con las mujeres? Este sí fue tema en los últimos años y, sobre todo, estos últimos días.

Las mujeres y el Golf
Hay quienes consideran que este deporte debería cambiar si es que quiere asegurar su permanencia en el tiempo.
Hace unas semanas, la reconocida golfista Paige Spiranac de 24 años causó cierta controversia.

Embed from Getty Images
Con más de un millón de seguidores en Instagram, esta mujer de notable belleza y de talento ha tratado de hacerse un lugar en el mundo del golf –deporte que ama– y se ha encontrado con varias dificultades. Hay quienes aseguran que fue convocada para presentar a los jugadores en el Omega Dubai Desert Classic por su popularidad en las redes y sobre todo por su estilo sensual y que de ninguna manera es una representante de la igualdad que debe haber entre mujeres y hombres.
Por otro lado, hay quienes la admiran por seguir adelante pese a los obstáculos y que creen que es una oportunidad para que los más jóvenes, usuarios por excelencia de las redes sociales, sientan algo de curiosidad por el golf. Y se preguntan si realmente aquellos que pusieron el grito en el cielo lo hicieron no porque creyeran que alguna otra mujer hubiese sido mejor representante, sino por el hecho de que es una mujer… ¿No debería el golf ceder en alguna de sus tradiciones para seguir existiendo?

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

wp-puzzle.com logo